Chino > NOTICIAS
ESPECIAL: La artista uruguaya que se inspira en la Ruta de la Seda
2021/09/15

Por Gerardo Laborde

MONTEVIDEO, 15 sep (Xinhua) -- La artista plástica uruguaya Gabriela Rieiro inauguró en Montevideo la exposición La Franja y la Ruta, una travesía que lleva a transitar la Ruta de la Seda a partir de las viñas de Uruguay.

A Rieiro le marcó su visita a Beijing en 2019, cuando se presentó con su técnica de pintura abstracta en lienzo con vino, en el marco de la Semana del Tannat para la promoción del vino uruguayo.

"Sentía que tenía que devolverle a China lo que me había dado. Allí estuve pocos días, pero fueron intensos", comentó a Xinhua Rieiro al explicar el origen de esta manifestación artística que busca unir las culturas de oriente y occidente.

"Quería homenajear a la Franja y la Ruta desde América Latina hacia China y desde China hacia América Latina, para que sea un intercambio cultural cada vez más fuerte", señaló Rieiro.

"China había calado en mis huesos", dijo esta artista autodidacta nacida en 1969 y que se define como pintora del "alma del vino", añadiendo que "América tiene mucho para dar en este intercambio. Uruguay tiene muy buenos artistas".

La exposición, conformada por siete obras de variadas dimensiones en técnicas mixtas, fue presentada la noche del martes en el hotel Hyatt Centric en una ceremonia a la que asistió el embajador chino Wang Gang.

Wang dijo a Xinhua que, más allá de los intercambios económicos, la cultura es clave y la obra de Rieiro "es una oportunidad para que nos conozcamos a través de esta Ruta de la Seda entre ambos orientales (uruguayos y chinos)".

"Espero que cuando pase la pandemia podamos lograr más intercambios culturales presenciales que nos ayuden a tener un mayor conocimiento entre nuestros dos pueblos", agregó.

Entre el público asistente impactó la colorida obra La Ruta de la Seda, que dio nombre a la exposición y que "fue el cuadro que más gustó, quizás por su colorimetría", con destaque del rojo y el amarillo, según Rieiro.

El embajador Wang valoró que pese a que "la pintora no haya estado en Xinjiang", por sus colores ese cuadro es representativo de las vestimentas típicas de la región autónoma uygur de Xinjiang, en el noroeste de China.

Esa obra y otras como Intercambio Cultural y las referidas a las viñas uruguayas "se parecen mucho a los desiertos del Gobi, en Xinjiang, en la antigua Ruta de la Seda", apuntó.

Para cerrar la muestra Rieiro creó "dos obras circulares" en madera que "dialogan en una mesa central del espacio y simbolizan la prosperidad y la riqueza".

Fiel a su técnica distintiva, la artista utilizó en los lienzos vino tinto uruguayo.

De esta manera, indicó Rieiro, se genera "un producto natural" que continúa "su vida" y que en diez años y en los sectores más blancos evolucionará y modificará sus colores.

Suggest To A Friend:   
Print